KYB

KYB


KYB ha echado un vistazo al futuro y a la tecnología de la suspensión. Lea la declaración del taller aquí:

Tecnología KYB ProsmoothTM

Nuestro equipo ha realizado experimentos con unas 600 combinaciones de aceite y otros componentes para recopilar una gran cantidad de datos, a los que hay que añadir la evaluación de nuestros ingenieros de pruebas. Hemos preparado amortiguadores equipados con diferentes combinaciones de líquido hidráulico y piezas móviles adaptadas a los gustos y necesidades de diferentes conductores, evaluando su rendimiento tanto en modelos informáticos como en conducción real. Al estudiar las diferencias entre estos dos análisis, podemos determinar la relación entre ellos e identificar los diferentes factores que definen cada amortiguador. Así, pudimos establecer cómo las características de la fricción influyen en las impresiones del conductor al volante. Esto nos permitió desarrollar el KYB ProsmoothTM. La fricción interna del amortiguador se controla mediante piezas móviles, fabricadas con nuevos materiales, y también con una tecnología que permite ajustar el fluido hidráulico y sus aditivos. Como resultado, se obtiene un nivel ideal de confort de marcha y eficiencia en las curvas.

Esta combinación de comportamiento, tracción e impresión de firmeza de la suspensión tiene su origen en el departamento de competición, KYB Motorsport, donde se desarrollan los amortiguadores para las carreras. La introducción de la tecnología de IA significa que podemos realizar más pruebas, recopilando y analizando más datos, en menos tiempo y con mayor precisión, proporcionando a nuestros ingenieros las pistas necesarias para mejorar aún más nuestros productos.

¿Cómo influyen las nuevas tendencias del sector en el trabajo de KYB?

 

El elevado número de vehículos tipo SUV y el crecimiento de tendencias como la conducción autónoma, o los vehículos eléctricos, están llevando a los fabricantes a cambiar su visión sobre los amortiguadores. Para muchos fabricantes, la comodidad se está convirtiendo en el aspecto prioritario. Por otro lado, la reducción de peso ya no es tan importante como en el pasado, debido a la mayor eficiencia de las mecánicas eléctricas y al gran número de vehículos híbridos y eléctricos que se fabrican. En el caso de los eléctricos, el espacio que ocupa la suspensión es un factor cada vez más importante, debido al tamaño y la posición de la batería. Esto ha llevado a KYB a desarrollar, con REE, un sistema de suspensión integrado en la rueda.

 

Para los segmentos inferiores, se prevé la implantación de sistemas pasivos adicionales como el ADC (sistema dependiente de la frecuencia) y los topes hidráulicos progresivos (PHC), como los desarrollados para los modelos PSA. En los segmentos medios, la tendencia es utilizar sistemas de amortiguación variable en configuraciones sencillas (dos niveles de suspensión, seleccionados manual o automáticamente). Para los segmentos superiores, la tendencia son los sistemas de suspensión inteligentes, como el KYB Intelligent Damping Control, con tecnología de una o dos válvulas. Para los segmentos más altos, esto viene en combinación con los sistemas de escaneo de carretera, como con los últimos desarrollos de KYB para el equipo original de marcas como Lexus, Toyota y PSA.

 

El siguiente paso es sin duda la suspensión activa, aunque el despliegue masivo de esta tecnología no es inminente. Este tipo de suspensión ofrece varias funciones, como el control de las vibraciones; el control de la posición, para reducir la inclinación y el control de la altura de la carrocería, para una mayor eficiencia aerodinámica”.

Fuente: https://kyb-europe.com/